Declaración de Ilze Brands Kehris, Subsecretaria General de la ONU para los Derechos Humanos, al término de su visita oficial a Costa Rica.

San José (12 de diciembre de 2022) – Al concluir mi visita de cuatro días a Costa Rica, deseo dar las gracias al Gobierno por la invitación y por su constante y firme compromiso con los derechos humanos.

Del 5 al 8 de diciembre mantuve intercambios constructivos con una amplia gama de interlocutores, incluidas autoridades de alto nivel. Me reuní con el viceministro de Asuntos Exteriores, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia y con la Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa, así como con representantes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Me alegró participar en el primer diálogo del equipo de las Naciones Unidas en el país sobre el Llamamiento a la Acción en favor de los Derechos Humanos del Secretario General de las Naciones Unidas. Fue inspirador ver cómo, bajo el liderazgo de la Coordinadora Residente, todo el Sistema de las Naciones Unidas en Costa Rica está trabajando conjuntamente para abordar los retos en materia de derechos humanos.

Los defensores y defensoras de la tierra, líderes y lideresas indígenas de Maleku, Cabagra, China Kichá, Térraba y Salitre me hablaron de la larga lucha por la reivindicación de sus tierras, así como de las amenazas y ataques que sufren. Mencionaron los asesinatos de Sergio Rojas y Jerhy Rivera en 2019 y 2020 respectivamente y expresaron sus expectativas para que se haga justicia. La violencia contra los pueblos indígenas, desde sus primeras manifestaciones, debe prevenirse y abordarse urgentemente.

Me preocupó saber que, a pesar del reconocimiento legal, una gran parte de las tierras y territorios ancestrales de los pueblos indígenas siguen siendo ocupados por personas no indígenas. Insto al Gobierno a acelerar los esfuerzos para lograr la plena restitución de las tierras, de conformidad con la reciente decisión de la Corte Constitucional.

La política institucional de acceso a la justicia para los pueblos indígenas del Poder Judicial es esencial en este sentido y nuestra Oficina está dispuesta a seguir apoyando estos esfuerzos con el fin de garantizar la protección de los derechos de los pueblos indígenas, en estrecha colaboración con la Corte Suprema de Justicia y las autoridades indígenas.

Tuve la oportunidad de reunirme también con personas migrantes venezolanas y colombianas en tránsito, en su mayoría mujeres jóvenes y sus hijos, así como con personas exiliadas nicaragüenses refugiadas y solicitantes de asilo. El contexto regional en las Américas y el consiguiente, aumento de los movimientos migratorios y del número de solicitantes de asilo están añadiendo presión a la capacidad de Costa Rica para responder adecuadamente.  A escala regional y mundial, la cooperación y la solidaridad internacionales deben estar a la vanguardia de todos los esfuerzos para garantizar la asistencia humanitaria, la protección de los derechos humanos de las personas en movimiento y prevenir las situaciones de vulnerabilidad.

También me reuní con representantes de organizaciones de la sociedad civil, incluidas mujeres líderes, personas afrodescendientes, migrantes, LGBTIQ+ y personas con discapacidad. Intercambiamos, entre otros temas, sobre la importancia de la independencia judicial y el respeto del Estado de Derecho. También reiteradamente, se refirieron, a la discriminación interseccional como un gran obstáculo para acceder a los derechos fundamentales. El Estado debe esforzarse más para asegurar una participación amplia, significativa y diversa de la sociedad civil para lograr un cambio real y sostenible.

Por último, mi visita a Costa Rica también me brindó la oportunidad de asistir a tres eventos en la Universidad para la Paz (UPAZ), copatrocinados por la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Entre ellos el seminario regional sobre la contribución del desarrollo al disfrute de todos los derechos humanos y una reunión sobre la discriminación racial y la protección de las minorías en los esfuerzos de paz y seguridad de las Naciones Unidas, incluida la prevención. Me complació especialmente presentar una nueva publicación de nuestra Oficina, “Protecting Minority Rights: A Practical Guide to Developing Comprehensive Anti-Discrimination Legislation” (Protección de los derechos de las minorías: guía práctica para el desarrollo de una legislación integral contra la discriminación), una importante herramienta de relevancia mundial, especialmente en el marco de la celebración del Día de los Derechos Humanos.

Para más información:

Laura Gelbert – + 1 917 208 6656 / gelbert@un.org

Comments are closed.