Niños y familias nunca deben estar en detención de inmigrantes, dicen expertos de la ONU

Con motivo del Día Internacional de los Migrantes

GINEBRA (14 de diciembre de 2016) -Los gobiernos deberían dejar de colocar a niños y familias en detención de inmigrantes, dijo un grupo de expertos en derechos humanos de la ONU en un llamado para conmemorar el Día Internacional de los Migrantes este 18 de diciembre. La detención de niños ha aumentado en medio de la retórica y las políticas que buscan criminalizar a los inmigrantes indocumentados, incluidos los niños. Sin embargo, nunca hay una justificación para tal detención.

Cada día, miles de niños -a veces con familias- están encerrados en centros de detención de inmigrantes en más de cien países de todo el mundo, incluidos países desarrollados y en desarrollo. Tal experiencia puede ser devastadora para un niño y no es una respuesta legítima en virtud del derecho internacional de los derechos humanos.

El Comité de los Derechos del Niño ha declarado que, en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, ratificada por 196 Estados, los Estados no pueden justificar la detención de niños migrantes porque no están acompañados o están separados de sus familias. Los Estados tampoco pueden justificar la detención de niños sobre la base de que sus padres deben ser detenidos y que es la única manera de mantener a la familia unida.

Nos preocupa que algunos Estados parezcan estar trabajando con el supuesto erróneo de que la detención, a veces, está en el mejor interés del niño o que la Convención sobre los Derechos del Niño, que permite la detención como medida excepcional en el contexto de la justicia de menores, lo permite de alguna manera. Estamos igualmente preocupados por los intentos de justificar la detención de inmigrantes como una medida importante para reducir la frecuencia de niños que huyen una vez en un país de tránsito o de destino. Esta noción no es ni compatible con los derechos de los niños ni basada en la evidencia.

Seamos claros: la detención migratoria nunca está en el mejor interés del niño. El Comité de los Derechos del Niño, el Comité de los Trabajadores Migratorios, el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria y el Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes han pedido a los Estados que pongan fin de inmediato a toda detención relacionada con la migración de niños y familias. Esta es también la posición de los 22 miembros de las Naciones Unidas, intergubernamentales y de la sociedad civil del Grupo de Trabajo Interinstitucional para poner fin a la detención de menores.

Las razones por las que la detención migratoria no está en el mejor interés de los niños son muchas. Lo que es más importante, los niños que se encuentran en detención de inmigrantes a menudo sufrirán traumas, y lucharán por entender por qué son, según ellos, “castigados” cuando no han hecho nada malo. Incluso períodos cortos de detención tienen un efecto adverso y duradero en el desarrollo del niño, en su bienestar físico y mental y pueden agravar el trauma previo experimentado en los países de origen o de tránsito.

La detención de inmigrantes es una clara violación de los derechos del niño y los Estados deben prohibirla por ley y cesar la práctica rápidamente y completamente. Los Estados deben adoptar alternativas a la detención para los niños y sus familias que no tienen la custodia o base comunitaria. Estas alternativas son más adecuadas para la vida de un niño, ya sea que permanezcan en el país de acogida, vuelvan a establecerse en un país tercero o regresen a su país de origen si ello está en su mejor interés. La prohibición de la detención relacionada con la migración de menores y el deber de implementar alternativas deben ser garantizados por la ley  cumplidos efectivamente en la práctica.

Los niños migrantes no acompañados deben ser la principal responsabilidad de los organismos de protección de la infancia y no de las autoridades migratorias, y deben colocarse en el sistema nacional de cuidados alternativos, preferiblemente en atención familiar y no en atención institucional. Dicho sistema debería beneficiarse de inversiones sustanciales para estar en condiciones de responder a esta nueva tarea. Los niños migrantes no acompañados deben ser asignados rápidamente un tutor legal competente y debidamente capacitado encargado de proteger sus mejores intereses incluso mediante el nombramiento de un abogado para representarlos en los diversos procedimientos que puedan enfrentar.

Cuando se  aplican alternativas a la detención, los Estados deben asegurarse que respetan los derechos de los niños, incluidos sus derechos a la educación, el disfrute de altos estándares  de salud y  un adecuado grado  de descanso, ocio y juego.

Somos conscientes del compromiso asumido por los Estados en la Declaración de Nueva York sobre los refugiados y los emigrantes de trabajar para poner fin a la práctica de la detención de menores por motivos de inmigración. A medida que se están desarrollando los Pactos mundiales sobre refugiados y migración, pedimos un enfoque claro, unificado y de derechos de los niños sobre esta cuestión y esperamos apoyar a los Estados en la implementación de este compromiso como una prioridad. Alentamos a los Estados a que intercambien información sobre las buenas prácticas en materia de alternativas a la detención migratoria de niños que ya existen.



Encuéntrenos en

Recursos relacionados

Portal web global
www.ohchr.org
Alta Comisionada

Dirección

Casa de las Naciones Unidas, Edificio #128, 3er piso

Ciudad del Saber, Ciudad de Panamá, República de Panamá

Apartado Postal 0816-01914